Prophecy Productions prepara un festival para Septiembre

Ahora que los spammers están volviendo a la vista del renacimiento del blog del pasado lunes (y no, no quiero Iphones ni Cartiers, soy más de Samsungs y Pateks Philippes), veamos qué podemos compartir por aquí que les motive a ofrecerme mis preferencias antes citadas.

El sello discográfico alemán Prophecy Productions anunció hace unas semanas por su cuenta de Facebook que está preparando un festival propio para el próximo 19 de Septiembre. Dada la gran calidad de sus grabaciones y la esmerada presentación de sus lanzamientos, es de espera irrenunciable que dicho nivel se mantenga a la hora de organizar un festival con sus propias bandas, pese a que sea su primera edición. De hecho, así para cogernos en frío, el lugar escogido ya nos indica hacia dónde van los tiros: será en Balve, cerca de Dortmund, en el noroeste de Alemania. Pero no en una sala de la ciudad sino en una cueva de sus cercanías, llamada Balver Höhle, empleada para diversos actos públicos y cuya búsqueda les ha llevado tres años a Prophecy como lugar adecuado para su festival. Para haceros una idea:

Balver Höhle, en Balve, Alemania. Lugar del primer festival de Prophecy Productions

Balver Höhle, en Balve, Alemania. Lugar del primer festival de Prophecy Productions

En el Facebook del evento pueden observarse otras fotos del emblemático emplazamiento. No he podido encontrar aforo de esta instalación espontánea para conciertos, aunque por las imágenes podemos deducir que no será demasiado amplio, quizás 500 o 700 personas (si es el mismo montaje). No creo que sea tan reducido, pues además tras el primer día de pre-reservas más de 200 localidades fueron adquiridas. En todo caso Prophecy pretende ofrecer dicho festival a buen precio, y como aún no se conoce la mayor parte del cartel, las reservas señaladas son solo de palabra ya que aún no hubo dinero de por medio.

Cartel promocional del Prophecy Festival (19 Septiembre 2015)

Cartel promocional del Prophecy Festival (19 Septiembre 2015)

En cuanto al cartel, como decíamos, está empezando a configurarse. La previsión es que lo formen 6 u 8 bandas propias del sello sin que su caché eleve demasiado el precio de la entrada para un festival de un sólo día. Por ahora, como era de esperar, la única banda anunciada ha sido los igualmente alemanes Empyrium, con quienes todo empezó en ese sello al ser los lanzadores de su primer disco, A Wintersunset…, allá por 1996. Su actuación tendrá un carácter especial, pues tocarán un set compuesto de canciones de sus dos primeros discos (los más Metal: A Wintersunset… y Songs of Moors and Misty Fields) junto al reciente The Turn of the Tides, con el que han vuelto a la actividad tras 10 años. Unos temas así pueden darnos idea del objetivo del festival: un sonido duro, como sus inicios, pero con la emotividad y el toque íntimo que todo disco del sello posee, su seña de identidad más reconocida; junto a las nuevas tendencias que sus artistas van vislumbrando.

Empyrium, primera confirmación para el Prophecy Festival

Empyrium, primera confirmación para el Prophecy Festival

 

Para otras bandas que puedan aparecer, lo de menos es especular, pues aunque he dejado varios días a la espera de anunciar el evento con algo más de sustancia, no han trascendido más datos. Si pecamos de “caseros” y deseásemos cuanta más presencia Doom mejor, podríamos esperar a Nhor, con su Black/Doom Metal claramente atmosférico y emotivo, pero no será el caso: demasiado minoritario y además es un proyecto unipersonal. Más probable es la presencia de Alcest, la gran estrella actual del plantel de bandas del sello. Quizás su cada vez más alto caché sea el auténtico problema para que no estuvieran, pero dado el tipo de temas que tocará Empyrium, un Alcest también dejando a Shelter para otro día vendría muy coherente. Igualmente Lantlos, con su último disco Melting Sun, o Dornenreich, con Freiheit, invocan al mismo espíritu. Tenhi y Les Discrets, como bandas veteranas y muy arraigadas en el sello, tengan también su hueco. En fin, especulaciones sin más fundamento que lo poco conocido.

Con lo que sí puedo jugarme la mano con la que escribo es que el festival tendrá algún tipo de lanzamiento especial, tanto para los afortunados asistentes en exclusiva para ellos, como alguno más general para el resto de los mortales. Los elementos exclusivos los crea Prophecy con gran esmero: como el concierto en Bochum de Empyrium, sólo para los asistentes y los miembros de su club de socios; vinilos especiales con un trabajo artístico de gran nivel; o cajas con artículos de merchandising elegantes y poco esperados. Lo veremos, una cosa u otra, seguro.

Estaremos al tanto de nuevas entregas para el festival, que iremos publicando en los comentarios de esta entrada. Si podéis ir, no lo dudéis.

Un saludo

DeeplyAnálisis: Ahab – The Giant

Una de las obras del Doom Extremo que he podido últimamente saborear concienzudamente ha sido este tercer trabajo de los alemanes Ahab, lanzado sin embargo en 2012, pero cuyo estudio a estas alturas en esta entrada del blog no creo que importe demasiado a los robots spammers que aún quedaran por aquí. Siempre es agradable, en todo caso, alguna visita humana.

Logo de la banda alemana de Funeral Doom Metal Ahab

Logo de la banda alemana de Funeral Doom Metal Ahab

The Giant es uno de esos discos sobre el que, tras conocer el ambiente, o mejor señalado, la idiosincrasia de una banda, hace que su digestión se realice de otra forma. No voy a traer aquí nada desconocido, pero por si fuera el caso: Ahab es el capitán del ballenero Pequod, protagonistas de la novela Moby-Dick del autor estadounidense Herman Melville. Y curioso es su consecuencia en el oyente: una inmersión marinera, de las que hacen notar el viento en los cabellos o las gotas de lluvia y olas durante el interminable zarandeo provocado por el mar. Si bien es cierto que en The Call Of The Wretched Sea o en The Divinity Of Oceans, sus dos primeros álbums, una producción menos esmerada y un sonido final más abrupto facilitaba la tarea, en The Giant la limpieza del sonido junto a nuevos recursos musicales se ha conseguido mantener dicha esencia, mientras simultáneamente los elementos evolutivos que iban apareciendo en dichos discos han ido confirmando su presencia cada vez más evidente.

Portada de Ahab - The Giant (2012)

Portada de Ahab – The Giant (2012)

Alejado de los convencionalismos más recalcitrantes que horadan el Funeral Doom Metal desde dentro y que aún siguen generando toneladas de bandas, Ahab han conseguido marcar una nueva senda en este subgénero, marcando la alternativa al sonido rudo y directo de bandas como Tyranny o Colosseum, o al sonido etéreo de bandas atmosféricas como Shape Of Despair. Lo señalé en otra entrada anterior: Ahab y Kauan pueden no gustar a los clásicos, pero como se ha visto en el Black Metal con Alcest o las nuevas bandas del llamado Cascadian Black Metal, una parte de estas profundidades del Metal pueden (y quizás deben) llegar a una mayor cantidad de oídos, lo cual no conlleva necesariamente una pérdida de calidad compositiva en la música. Como muestra puede traerse este The Giant, y presumiblemente su nuevo disco anunciado para 2015 (probablemente).

Las intenciones se ven claramente desde el primer tema, Further South. El uso de guitarras, batería y voces limpias en la intro desvela uno de los pilares de todo el álbum: sin recurrir a distorsiones permanentes también se generan grandes atmósferas, quizás las mejores, pues permiten a la mente evadirse con mayor facilidad. Un martilleo constante de guitarras y baterías no lo logrará en el mismo sentido, por muy bajo ritmo que lleve. La voz de Daniel Droste es uno de los puntos fuertes, manteniendo su vigor en las partes extremas, mientras es capaz de expresar cierta ternura y compasión en las suaves, además de otros registros según lo requiera cada tema. Por su parte, el empleo de la guitarra principal con solos propios mientras la rítmica le ofrece cobertura consigue que, compuestas con gran calidad, aquella se convierta en un asidero al que asirse nuestro oído, logrando un medio de transporte durante estos pasajes que de otras manera hubieran sido relleno sonoro o abuso de un riff en distorsión inicialmente atrayente.

Con el tema marinero por bandera, que nos hace adivinar aventuras pero también adversidades y peligros, es consecuente lograr encuentros épicos, como bien han ido haciendo Ahab en su discografía. La cita con este punto no podía hacerse de rogar y aparece ya en el segundo tema de The Giant, titulado Aeons Elapse, único del larga duración que nos ocupa no realizado íntegramente por Daniel Droste, contando con la colaboración del guitarrista Chris Hector y el batería Cornelius Althammer. A una desesperación vocal inicial viva y tenaz sucede un elevado ritmo musical que nos acompañará hasta el final del tema, sin desfallecer en ningún momento, con nuevo acto del dúo guitarra solista con solo-guitarra rítmica de fondo.

Tampoco desearía ir desenmarañando cada tema individualmente: corresponde a cada uno de nosotros interpretarlo y darle nuestro toque personal a las notas que vamos digiriendo. Sin embargo, no puedo evitar centrarme en el cuarto corte del álbum, titulado Antarctica the Polymorphess. No quiero repetirme: Ahab es Funeral Doom Metal, pero si escuchas este tema, sabrás de primera mano su popularidad y sus cientos de “likes” cada vez que ponen una chorrada en Facebook. Con una parte fielmente Funeral más bien corta, todo lo demás destila pasión, fuerza, sin abandonar un ritmo lento… pero con voz limpia, partes acústicas, duetos de voz, crescendos embaucadores. Un tema excelente, visión unánime entre la crítica revisada, de los que hay que pararse a disfrutar y compartir con los colegas, el futuro del Doom Extremo (trvs aparte).

Como decíamos, cada vez Ahab han ido introduciendo más partes ambientales y acústicas de gran calidad. Llevan tres discos, pero su sello propio ya lo han definido. En su primer álbum, eran un grupo más de Funeral Doom con un buen debut, ahora van a los principales festivales veraniegos de Europa. Su nuevo trabajo es esperado, salvando las distancias, a la manera de Opeth: por aficionados que ni siquiera saben que oyen Metal Extremo. Una amplitud de miras de los alemanes que les dará grandes réditos, y asegura la renovación de todo un género, aunque quizás con Napalm Records detrás todo sea mucho más fácil.

 

Grupo: Ahab

Género: Funeral Doom Metal

Álbum: The Giant

Año: 2012

Temas/Duración: 6 canciones/61 minutos

1. Further South
2. Aeons Elapse
3. Deliverance (Shouting at the Dead)
4. Antarctica the Polymorphess
5. Fathoms Deep Below
6. The Giant
7. Time’s Like Molten Lead (sólo en edición Digipack limitada y vinilo)
8. Evening Star (sólo en edición vinilo).

Discográfica: Napalm Records

Web: Oficial , Ficha en Metal-Archives