¿Un solo de guitarra propio del Doom?

¡Hooola gente!

Desde hace unas semanas quiero escribir aquí sobre un tema, resistiéndoseme la forma de enfocarlo y presentarlo en una entrada de una forma correcta. El origen fue la escucha, después de bastante tiempo, de uno de los mejores temas de los chilenos Uaral, exactamente Sounds Of Pain… En la canción aparece un solo de guitarra, ciñéndonos al clásico recurso de dejar a la guitarra lucirse y dar lo mejor de sí, más propio de temas Rock o Metal digamos más tradicionales. Normalmente en los submundos del Metal underground los solos no aparecen, priman las distorsiones continuamente (incluso discos enteros sin abandonar la distorsión) y la guitarra no canta de una manera limpia, en la que salga al escenario a ofrecer su mejor parte, su aria, su momento cumbre del baile. Y ciertamente parece que un solo no tuviera cabida como recurso para expresar las características propias de cada subgénero, o que el nivel de talento necesario para ello fuera demasiado alto, o que al final sería tratar de entremeter algo que desde el principio quedaría muy forzado. No soy músico, sólo tengo mis oídos para escuchar lo que se ha creado, y si miles de compositores deciden algo así por algo será.

Pero volviendo al tema de Uaral, no puedo más que agradecer que maestros de la música, creadores de alto nivel aunque no se les reconozca como merecen, consigan elaborar y encajar en sus temas solos de temática Doom, a saber, melancólicos, pacientes, expresados con una desnudez que atrapa al cerebro y lo abandona en la soledad de la belleza de un sólo instrumento. No he sido capaz, o no he caído, de encontrar más ejemplos de lo que estoy comentando. Pasemos a ellos:

 

Uaral – Sounds Of Pain

En la primera mitad del tema central del disco homónimo aparece este solo, tras una parte de emotiva desesperación y como preludio a otra de soledad y recogimiento. Desarrollado de una forma magistral durante 65 segundos, con una acertada base rítmica de guitarra, no queda otra que rendirse a los chilenos y sentir lo mismo que ellos durante su elaboración.

 

Estatic Fear – Somnium Obmutum

En este caso el solo ocupa el final de toda la canción, de extensión 32 minutos. Aunque pueda parecer desubicado, es un culmen extraordinario. Perteneciente al arranque final del tema (iniciado en el minuto 26), mayormente instrumental pero con una voz taladrante al más puro estilo Black Metal, la paz y regocijo llegan a tiempo durante 52 segundos para quitarte ilusiones y devolverte al menos a las sombras de una vida pasada. Al igual que el anterior de Uaral, una base rítmica de guitarra acústica logra la cuadratura del círculo, alargándolo hasta el final del tema, pocos segundos después.

 

Espero poder haber transmitido la idea que buscaba tras un solo Doom. Igualmente si conocen más casos, gustoso de conocerlos y ampliar esta faceta de nuestro querido género musical.

Un saludo y a disfrutarlos.

Anuncios

DeeplySueño II: Estatic Fear

Hola a todos de nuevo desde el retrovisor del Doom Metal, para fijar nuestra vista al pasado sobre algún grupo del Doom que contribuyese de manera significativa, o lanzara algún disco inmenso y nunca más se volviera a saber de ellos, contribuciones al underground que hicieron las delicias de los fans más inquietos e indagadores del género.

Tras la primera entrega centrada en los suecos Draconian, banda aún activa a la espera de arrancar de nuevo, en este segundo capítulo vamos a retomar una auténtica banda de culto del underground, banda de mesilla de noche para muchos amantes del Doom Metal, sobre todo aquellos (entre los que nos incluimos), más atraídos por su parte más extrema, innovativa o experimental, no anclada en el Doom clásico (más popular, todo sea dicho). Hablamos de Estatic Fear, austríacos, de la ciudad de Linz en concreto, quizás los máximos exponentes del Symphonic Doom Metal en el más sentido estricto que podría entenderse por dicha etiqueta. ¿Y el motivo? Seguramente para este tipo de entradas en el blog no sería necesario, pero continuaremos esa idea y se trata, ni más ni menos, de que este año 2014 se cumplirán 20 desde la creación del grupo alpino.

Logo de la banda austríaca Estatic Fear

Logo de la banda austríaca Estatic Fear

Partamos de una breve reseña histórica sobre la banda. Como dijimos, Estatic Fear nació hace 20 años, en 1994, en Linz (Austria). Su intención, claramente visible en cualquier tema que sea escuchado, era combinar melodías clásicas, sonidos más propios de la música clásica, con un Gothic/Doom Metal tanto con voces guturales propias del Black Metal como con voces femeninas limpias u operísticas. En este último sentido puede recordarnos rápidamente a los noruegos Funeral, aunque éstos no marcarán tan sinfónicamente sus temas, o a los alemanes Empyrium, quizás los más próximos en estilo (en sus primeros discos, para concretar). En la sinfonía sí podremos asociarlos a Therion, que ya estaba inclinado hacia esos derroteros, o a Haggard, que empezarían poco después.

Los componentes de Estatic Fear para su primer álbum Somnium Obmutum

Los componentes de Estatic Fear para su primer álbum Somnium Obmutum

Su primer trabajo fue la compilación titulada Exit, una auténtica rareza compuesta de sólo dos canciones (On a Cold Winter’s Morning y Wenn Winters Sand Und Klang Verstummt), lanzada en 1995, como un intento de darse a conocer en la escena local, pero que no contaba aún con las características que darían fama underground posteriormente al grupo. De hecho, la primera canción no tiene nada de sinfónico, mientras que la segunda fue lanzada posteriormente, en 2003, como parte del álbum Schattenkrieger de los también austríacos Hrossharsgrani, sin contener nada de Metal. Para 1996 ocurre el cambio: las influencias sinfónicas se despliegan totalmente y llegamos al álbum debut Somnium Obmutum. En su grabación intervienen cuatro músicos, pero la mente detrás de Estatic Fear es sin lugar a dudas Matthias Kogler, quien se rodea de los componentes de los también austríacos Astaroth para completar la grabación de todos los instrumentos. Matthias (o Calix Miseriae, su sobrenombre) es el compositor tanto de la música como de la letra, y consigue elaborar un buen álbum, no sin fallos en la versión definitiva, que logra lanzar a través del sello austríaco CCP Records.  A pesar de los citados errores, los dos temas principales del álbum (Somnium Obmutum y Ode to Solitude) son una oda a la ambientación, a la complementación entre Metal y sinfonía, con una voces femeninas que te deslizan a una atmósfera melancólica sin igual. El carácter underground no hace sino ensalzar más el valor de lo creado por Matthias Kogler.

Matthias Kogler, el cerebro de Estatic Fear

Matthias Kogler, el cerebro de Estatic Fear

Posteriormente, en 1999, aparece el segundo y último álbum hasta la fecha, A Sombre Dance, con músicos contratados al efecto y sin recurrir a los componentes de Astaroth. Partiendo de una mejor producción que consigue un mejor sonido final, se puede decir que A Sombre Dance es más Gothic que el anterior. Aunque la alternancia entre partes sinfónicas y Metal sigue siendo evidente, ya muchas otras muestran a ambas a la vez, con un piano preponderante en el que recae gran parte del ritmo musical del álbum. Nuevamente CCP Records es el encargado del lanzamiento y otra vez no sin fallos: si bien en el primer disco eran de grabación, aquí serán en el artwork, con títulos cambiados entre temas en la carátula posterior. Si Somnium Obmutum destaca en el primer larga duración, aquí sobre todo lo hace Chapter IV, sin quedar demasiado lejos lo que para nosotros debería haber conformado un único tema, Chapter VIII y Chapter IX.

Portada de Estatic Fear - Somnium Obmutum. La estatua fue destruida poco tiempo después, como señala Matthias Kogler en respuesta a sus aficionados

Portada de Estatic Fear – Somnium Obmutum. La estatua fue destruida poco tiempo después, como señala Matthias Kogler en respuesta a sus aficionados

Y eso fue todo. La banda consiguió crear una legión de aficionados muy leales que siguen alabando los dos discos lanzados. Basta ver páginas creadas en Facebook o discos tributos en Youtube para darse cuenta fácilmente, siempre quedando constancia del nivel underground de todo ello. La repercusión sobre músicos posteriores es difícil de saber, sobre todo por lo minoritario del subgénero sinfónico y el toque particular que cada banda desarrolla bajo ese paraguas. Realmente es algo que nos gustaría saber, si fue influencia para trabajos posteriores de otros artistas.

Portada de Estatic Fear - A Sombre Dance

Portada de Estatic Fear – A Sombre Dance

Respecto a lo que podemos saber a día de hoy, hasta finales de la década de los 2000 no hubo apenas nuevas noticias de la banda, sabiéndose entonces que Matthias Kogler estaba componiendo un tercer disco que esperaba lanzar próximamente. En 2008 señalaba el primer año objetivo para ello, teniendo ya material compuesto incluso para dos álbums. Finalmente, para verano de ese año la falta de tiempo provocó el retraso del proyecto hasta el verano siguiente a pesar de estar ya programadas las sesiones de grabación de los músicos participantes. Nuevamente para 2011 hubo nuevos comunicados con aficionados, siendo la falta de tiempo la razón del retraso, y no la financiación o cualquier otra causa, para la materialización del esperado tercer disco.

A día de hoy es fácil anticipar que quizás no haya más nuevos trabajos de Estatic Fear. Aún sabiendo que hay material compuesto y que quedaría tan sólo grabarlo y lanzarlo, no sabríamos decir si llegados a ese punto, Matthias seguiría de acuerdo con lo que compuso. Quiero decir, cada composición refleja un momento tanto personal como artístico del compositor, y tras varios años de aquello pueda ya no identificarse con dicha música, en un género como el Doom tan personal e instransferible. La esencia underground de los austríacos se mantiene intacta a pesar del tiempo, y aunque haya sorpresa en forma de lanzamiento, aun así Estatic Fear no pasaría a ser una banda como tal, con sus giras y discos peródicos, conocida la dedicación de su compositor hacia la carrera Metal. El milagro, como señala en las respuestas a los aficionados, es un nuevo disco suyo, pero la utopía, y algo que realmente querríamos llegar a ver, es poder ver y sentir su música en directo.